Consejos para una mudanza evitando los 7 errores más comunes

Cuando llega el momento de cambiar de casa, piso, chalet o apartamento, es normal que nos invada una sensación de pánico, debido a la mala fama que tienen las mudanzas por el estrés que nos pueden crear. Para sobrevivir a su traslado y hacer una mudanza bien organizada, le contamos los 7 errores más comunes que debemos evitar y nuestros consejos de mudanza.

1. Pedir a sus conocidos que le ayuden con la mudanza con poca antelación

En cuanto tenemos claro que vamos a mudarnos, lo más habitual es buscar la ayuda de familiares y amigos con las tareas que se nos avecinan. Por lo general siempre conseguimos se ofrezca más gente de lo esperado, pero muchas veces no concretamos que día necesitaremos su ayuda. Este es el gran error que se suele cometer y es que si no avisamos con suficiente tiempo de la fecha en que necesitaremos su ayuda probablemente hagan otros planes y nos encontremos solos ante todo el trabajo.

En este primer punto de nuestros consejos de mudanza queremos recordar que la ayuda de amigos y familiares no debería suponerles un coste. Por lo tanto, si nos echan una mano, nunca está de más cubrir cualquier gasto que puedan tener. Además, nunca está de más organizar una cena de bienvenida en nuestro nuevo hogar, con la que aprovechar y agradecer la ayuda prestada.

2. Sobrecargar las cajas de cartón

Las cajas de cartón son utilizadas para diversos usos, y debemos tener este aspecto en cuenta. Por lo general se usan cajas de gran tamaño para objetos de poco peso y cajas pequeñas para todo lo que pueda tener un peso considerable. Esto es una obviedad, pero en la práctica es muy común encontrarse con cajas que lleguen a pesar 30 o 40 kilos. El peso máximo recomendado para una caja es de unos 20 kilos, ya que aunque seremos capaces de mover cajas más pesadas, después de mover unas cuantas empezaremos a notar dolores en la espalda e incluso podemos llegar a lesionarnos seriamente.

El mayor enemigo para las personas que hacen una mudanza son las cajas llenas de libros, ya que el papel aunque no pueda parecerlo es muy pesado, y además por las formas cuadriculadas permite que apuremos hasta el último hueco. El consejo en este aspecto es que cuando llevemos media caja llena probemos a levantarla para comprobar si estamos empacando un bulto demasiado pesado y tener en cuenta de ante mano que los libros pesan, ¡y mucho!

3. Equivocarse en la elección de los profesionales que le ayudarán en el proceso

Si decidimos contratar a profesionales para que nos ayuden con nuestra mudanza o incluso si les contratamos para que lleven a cabo todas las tareas, debemos realizar una pequeña investigación de los candidatos seleccionados. Es recomendable buscar opiniones de otros clientes y también es importante saber desechar esas opiniones que merecen poca credibilidad o que parecen escritas por los propios profesionales.

Si alguien le recomienda una empresa con la que tuvo una experiencia positiva, téngalo mucho en cuenta, a veces miramos solo el precio y olvidamos que las personas que vamos a contratar serán las encargadas de transportar todos los valiosos bienes de nuestro hogar. Sobre todo huya de profesionales que se anuncien ofreciendo demasiados servicios sin relación aparente, como por ejemplo si se anuncian como pintores, empresas de mudanzas y reformas. Este tipo de profesionales no suponen una garantía real y suelen desaparecer cuando intentas reclamar algún desperfecto en el servicio.

Aunque puede parecer algo obvio, teníamos que incluirlo en nuestro listado de consejos de mudanza, ya que nunca está de más poner la información en manos del cliente.

4. No dar de alta los suministros en el nuevo hogar

Este punto es muy importante, ya que probablemente sea el error más común de todos. Tendemos a centrarnos tanto en como haremos la mudanza que olvidamos que tenemos que hacer el traspaso de todos los suministros. En especial mucha gente suele llegar a su nuevo hogar encontrándose sin teléfono ni internet, lo cual supone un gran inconveniente en el día a día, aunque peor sería encontrarnos sin agua, luz o gas.

Tenga en cuenta que los proveedores de suministros suelen ser bastante lentos en estos aspectos y suelen requerir de algunos trámites que deberemos llevar a cabo con semanas de antelación a nuestra llegada al nuevo hogar.

5. Subestimar la cantidad de cosas que tenemos en casa

Este es uno de los más valiosos consejos de mudanza. Nuestra experiencia nos sirve para advertirle de este hecho, y es que en las visitas a domicilios siempre informamos del número de cajas aproximadas que se usaran. En este punto, la mayoría de clientes creen que utilizarán 40 o 50 cajas como mucho. Finalmente suelen ser más bien 80 o 90, aunque dependerá de cada caso concreto.

Les proponemos un experimento que suele dar buen efecto. Siéntese frente a su cocina, salón o habitación y haga un cálculo estimado de cajas para esa estancia. Ahora abra todos los armarios y cajones, si vuelve a realizar una estimación verá como su cálculo inicial se quedaba corto.

Aprovechando este momento en el que nos damos cuenta de la cantidad de cosas que guardamos en nuestra casa, no está de más realizar una selección de todas esas cosas que ya no usamos, para poder regalarlas a conocidos y amigos que las puedan usar y también para donar aquella ropa o juguetes que ni siquiera recordábamos tener. De esta manera estará realizando una buena acción y se ahorrará algo de dinero, ya que la mudanza se podrá realizar en un tiempo algo más reducido.

6. Perder la fianza del alquiler

Un temor común cuando se va a mudar (especialmente si ha decidido hacerlo con la ayuda únicamente de amigos) es que terminen rompiendo algo del piso y no le devuelvan la fianza del alquiler. Lo peor, es que a pesar de dar por hecho este aspecto, aún no estamos a salvo. Siempre hay más cosas que se rompen, como lámparas, platos o incluso una televisión. Aunque puede contratar a gente profesional para evitar estos daños, también puede hacerlo tomándose la mudanza con mucha calma y dejando descansos para asegurar que movemos los objetos con facilidad y sin fatiga.

7. No etiquetar debidamente todas las cajas

Esto es algo que es esencial. Todo lo que salga de una zona de la casa a otra, tiene que estar claramente etiquetado. Si dentro de una caja introducimos algún objeto delicado, debemos indicarlo inmediatamente como FRÁGIL, ya que si lo dejamos para más tarde podemos olvidarnos y será transportado sin tener en cuenta este dato. Conviene indicar claramente el destino de cada caja, pero también es importante marcar aquellas cajas que necesitaremos nada más llegar a la nueva casa. Así, la primera noche no nos volveremos locos buscando nuestro pijama, los platos u objetos que puedan resultarnos de primera necesidad.

Por último, les dejamos un listado de servicios que pueden ser de su interés:

Mudanzas del Hogar en Barcelona
Mudanzas Internacionales
Guardamuebles en Barcelona
Mudanzas en Sant Cugat del Vallés
Mudanzas en Esplugues de Llobregat