Mudarse con gatos sin estrés

Una mudanza conlleva sentimientos de incertidumbre, nerviosismo y estrés. Al mudarse con gatos debemos comprender que nosotros contamos con la ventaja de saber a dónde iremos y por qué nos mudamos. En cambio, nuestro felino no puede comprender esta situación, la cual puede transformarlo hasta tal punto que no solo sufra consecuencias momentáneas, tales como un estado de ánimo inestable y agresividad, sino que también le puede enfermar. Afortunadamente, podemos ayudarles a que sea un proceso llevadero, así que a continuación le brindaremos los mejores consejos para que la mudanza de su gato transcurra de la forma más apacible para él.

La preparación de la mudanza

Dejar todo para el último momento es lo peor que podemos hacer. El gato es un animal rutinario y territorial, de modo que cualquier cambio drástico en su ambiente es vivido de forma dramática. Veamos cómo y cuándo empezar a actuar para que la mudanza le afecte lo menos posible.

Empaquetar poco a poco: Si nuestro gato comienza a ver una vorágine de movimiento a su alrededor, lo más seguro es que el estrés comience a invadirlo al no comprender la situación. Por ello, le recomendamos comenzar a empaquetar tan pronto como sea posible. Al tratarse de cambios leves, hablamos de un promedio de tres cajas diarias, el felino percibirá la dinámica como parte de la vida cotidiana. -Ésta es una de las claves principales para mudarse con gatos sin crearles estrés.

Feliway: Son la solución ideal para que el gato se sienta tranquilo y en confianza en todo momento. Se adquieren en cualquier tienda veterinaria y también por internet. Existe un formato vaporizador que se conecta a cualquier enchufe de corriente. Por ejemplo, en la web de Petsfarma lo encontraréis. Las conectaremos al inicio de todo el proceso de mudanza y las desconectaremos unos días después de de habernos instalado en la nueva vivienda.

Tela con su olor: Si su gato aún no cuenta con un trozo de tela exclusivamente para él, este es el momento de empezar a crear uno. Le dejaremos una tela para que se eche y duerma sobre ella para que vaya adquiriendo su olor. Esto será clave para aportarle tranquilidad en el día de la mudanza y para facilitar la adaptación al nuevo entorno.

Cómo actuar el día la mudanza

Ha llegado el momento de trasladarnos, pero nuestro gato aún se encuentra deambulando por la casa. ¿Cómo proceder? Apelando a la tranquilidad como el estado de ánimo principal y siguiendo estos consejos:

Cerrar todas las ventanas y puertas de armario: La forma de actuar de un gato ante un acontecimiento tan drástico como una mudanza puede ser impredecible. Para evitar que salga por la ventana o se esconda en lugares de difícil acceso, lo primero que haremos al levantarnos es cerrar todas las puertas y ventanas, incluyendo las que dan acceso a los armarios.

Poner música tranquila: La frecuencia sonora impacta directamente sobre el ánimo de nuestro gato, también en el nuestro. Podemos dejar un dispositivo móvil o un pequeño altavoz sin empaquetar, con el cual podremos poner música relajante. El truco es que sea música tranquila, en lo posible exclusiva para gatos, y que se emita en un volumen muy bajo.

Colocar al gato en el transportín: Tal vez esta maniobra suene más fácil de decir que de hacer, pero le daremos los trucos necesarios para que pueda hacer entrar a su gato en el transportín y sobrevivir al intento. Por ahora, le adelantamos que lo fundamental es que ponga dentro la tela que durante los días previos se ha estado impregnando con el olor del gato.

¿Sedar o no sedar al gato?: Depende. Si nuestro felino es asustadizo, desconfiado y tiende a esconderse cuando vienen visitas, entonces puede que sea la mejor manera, pero no es la que más nos gusta, sin duda. En tal caso, es necesario administrarle la dosis correcta según su peso y también sopesarlo junto con nuestro veterinario de confianza, ya que ésta debe ser una medida extrema si no tenemos otra solución. En gatos tranquilos o que tienen una buena aceptación con los extraños, esta medida no será necesaria.

Convencer al gato para introducirlo en el trasportín: Pocos son los gatos que nos dejarán llevarlos dentro sin desplegar su cuerpo al mejor estilo ardilla voladora para que resulte imposible introducirlo en el habitáculo. Conociendo bien a tu gato seguro que se te ocurre alguna manera de «convencerle» para que entre por su propio pie. Nadie dijo que mudarse con gatos fuera fácil.

Os recomendamos practicar antes y en caso de que os veáis con dificultades consultad con vuestro veterinario, quién conociendo a vuestro compañero/a sabrá recomendaros mejor.

Mudanza con muchos gatos

Si hay varios felinos, lo primero a tener en cuenta es la logística de la mudanza: ¿Quién irá con quién y cuáles irán solos? No es necesario contar con un transportín para cada uno de ellos, pero sí es imprescindible que si uno de ellos es más revoltoso o especialmente territorial, viaje en un espacio individual para él.

De modo que días antes de mudarnos con gatos ya tendremos que decidir el medio de transporte para cada uno de ellos y pensaremos cómo trasladaremos a la población felina. Ver si podemos llevar a más de uno juntos en el mismo transportín o si deberemos comprar alguno adicional.

Las mascotas que sean más nerviosas y huidizas, serán las primeras en ser dispuestas en sus respectivos transportines, en lo posible a primera hora del día antes de que lleguen los operarios de la mudanza. Aunque nos dará mucha pena, no es recomendable liberarles hasta que lleguemos al nuevo hogar. Los felinos más tranquilos podrán ser dispuestos en sus medios de transporte más tarde, cuando llegue el momento de dejar el antiguo hogar.

Llegada al nuevo hogar

Nuestro amigo felino necesitará de unos días para adaptarse al nuevo hogar. Por lo tanto, al llegar cerraremos todas las puertas y ventanas para evitar que se escape movido por tantos sentimientos extraños. Las primeras exploraciones serán siempre dentro de la casa y sus primeras salidas estarán acompañadas por nuestra supervisión, para que una vez acomodado en la nueva vivienda, se vaya habituando también al entorno exterior.